Volvemos!!!

Hola a todos,

Después de mucho tiempo si publicar, ha llegado el momento de volver, de seguir contando cosas sobre nuestra pasión, el Iaido y el Aikido

Informaremos sobre actividades, noticias y el día a día de nuestros dojos. Pondremos algunas fotos y vídeos y como novedad, enlazaremos con nuestro Twitter

Espero que os guste, saludos a todos

Anuncios

Curso de Guillermo

Curso de Guillermo.

Curso de Guillermo PDF Imprimir E-mail
Comentario a los cursos
Escrito por Oscar Vicente Pérez
Jueves, 14 de Febrero de 2013 12:37

Gillermo Perez Valladolid Febrero 2013_1Cuando el domingo, a la una y pico de la tarde, durante el caña-nage, me coge y me dice Jacinto que tenía que hacer la crónica no sabía ni por donde empezar… así que empezaré por el principio:

Y el principio es, ni más ni menos, la cara de sueño que tenía cuando Natalia vino a buscarme el sábado, eran las 10 y había que ir a colocar el tatami. Y así empezó el curso. Por la mañana empezamos relajados pero con mucho calor. Nos tocó abrir bien las puertas. El sábado por la tarde… sin comentarios jajaja seguro que a los que fueron no se les olvidará fácilmente. El domingo, con una cara de sueño aún más impresionante, empezamos con un increíble simulacro de Félix, que nos dejó con la boca abierta (al menos a mí) con su técnica y con su aguante, que moverse así después del día anterior no debió de ser fácil.Gillermo Perez Valladolid Febrero 2013_3

En cuanto a las experiencias, pues, simplemente increíble. Nuestros compañeros son impresionantes, cada uno con una visión del aikido diferente. Según he ido viendo durante este año y medio, el aikido es algo que evoluciona, los mismos maestros cambian de opinión acerca de ciertos detalles en las técnicas y eso lo hace todo más emocionante, siempre estás descubriendo cosas y técnicas nuevas.

Gillermo Perez Valladolid Febrero 2013_4Respecto a los compañeros, no hay palabras. Cada uno es diferente y único y lo dan todo para ayudarte a descubrir el misterio del aikido. No les importa perder el tiempo o incluso no poder apenas practicar si es por ayudarte. Ponerte mano a mano con el maestro, Jacinto, quién a pesar de su dieta aún tiene un buen saque con las cañas, es una experiencia diferente. Pero ponerte con los mismos de siempre no deja de ser una gran experiencia, aun con Luis, que aun siendo un jovenzuelo, se escapaba todo el rato de mí…

Bueno…   acabando ya:

Gracias a todos, por la ayuda que me habéis prestado y que espero que me sigáis ayudando.

Y gracias, por supuesto, a Guillermo por este inolvidable curso.

Gillermo Perez Valladolid Febrero 2013_6

Nos vemos sobre el tatami el próximo día.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 2.600 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 4 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Curso de Aikido en Lleida. Guillermo Perez y Jacinto Herrador

Me ha tocado en suerte hacer la crónica del curso de Aikido celebrado en la ciudad de Lleida, impartido por Guillermo y Jacinto, evidentemente, cualquiera dice que no.

El curso empezó para mí el sábado pronto, muy pronto, con un madrugón de los serios para salir en coche con destino a esta ciudad, que si bien, había pasado muchas veces por delante de ella, camino de Vilafranca o de Barcelona, no conocía.

Después de varias horas de coche, algún susto en la carretera y un par de cafés para despertar, llegue hasta el polideportivo. Acababan de empezar la clase, por lo que me di prisa en entrar. Un golpe de calor al entrar en la sala me hizo pensar en que sería un fin de semana de esos duros, pero incluso me quedé corto. Como detalle, las colchonetas estaban calientes al tacto.

Una mirada por parte de Jacinto con una sonrisa me dio la bienvenida, luego Guillermo, Salva, los González y algún compañero más me fueron saludando. El curso estaba siendo dirigido por Guillermo, con su trabajo característico, a mí al principio, después de casi cinco horas de coche, me costó un poco entrar en faena, pero a los diez minutos, ya estaba sudando como el que más.

No quiero hablar de técnicas, este curso, para mí, no iba de eso, iba de otras cosas, de sensaciones, de compañerismo y sobre todo, de recuerdos, de muchos recuerdos.

Este es el primer curso que mi Maestro/Amigo Jacinto impartía fuera de Valladolid ya después de 18 años compartiendo muchas cosas buenas y algunas no tanto con él y, evidentemente, yo no podía faltar a esta cita.

La clase de Guillermo se me hizo corta, sin darnos cuenta, paso el testigo a Jacinto y este, después de los saludos de rigor, me buscó con la mirada y me llamó para que saliera a explicar su primera técnica. Yo me levanté como un rayo, un poco nervioso, por qué negarlo, mucho más que el propio Jacinto, él parecía estar tranquilo.

Después de la primera técnica, vino la segunda, la tercera… Y así hasta que llego la hora de terminar la clase. Todo muy bien, salimos todos los chicos de Valladolid y alguno más de fuera de nuestra zona.

Una refrescante ducha y a comer, que hacía falta. Risas, chistes y anécdotas,amenizaron la mesa y la sobremesa, eso sí, corta, ya que mi intención y la de los hermanos González, también madrugadores como yo, era la de ir al hotel a reflexionar un poco sobre la clase, digamos… Resultado, los tres en mi habitación y si no es por el despertador, seguimos dormidos.

La tarde se presentaba dura, las colchonetas estaban más calientes que por la mañana. los maestros se apiadaron un poco de nosotros y realizaron un magnifico trabajo de armas, primero Jacinto con unos kumijos muy didácticos y después Guillermo, continuando con este trabajo y realizando luego aplicaciones de este arma.

Yo disfrute muchísimo esta tarde, primero con el trabajo de mi maestro, luego con el de Guillermo; estuve todo el tiempo con Salva y con un compañero de Lleida (no recuerdo el nombre, lo siento) al que le dimos la tarde al pobre… Estuvo muy divertido.

Unas buenas cañas nos hicieron de compañeras hasta la hora de la cena, más tertulia, más risas y, claro, antes de ir a dormir, teníamos que conocer un poco la ciudad y que mejor manera de verla que buscando aparcamiento para ir a tomar una copa (había que reponer líquidos, que hacía mucho calor) vimos la zona de La Seu Vella y alguna iglesia más… Y su zona de bares. No nos fuimos muy tarde, pero he de reconocer que tenía tanto sueño que no recuerdo como me metí en la cama.

Ya sólo nos quedaba el domingo, todo fue en la misma tónica, trabajo muy serio por parte de los maestros y muy buen ambiente. La clase se me volvió a pasar volando.

Jacinto cerró el curso, se le notaba muy a gusto, y nos dedico una breves palabras, muy emotivas, por cierto. Nuestro compañero y amigo Salva dio por terminado el curso y nos invitó a volver el año próximo, cosa que, si no hay ningún impedimento, tengo pensado hacer.

Ya solo quedaba el simulacro de examen para nuestros compañeros que optarán a grado Dan en el curso que celebraremos en Valladolid en el mes de Noviembre, mucho ánimo a todos.

Y llegó la hora del regreso. Jacinto y su mujer, Dioni, vinieron conmigo en el coche y las horas de viaje dieron para mucho, resumen del curso, anécdotas, recuerdos… Amenizaron el viaje de este gran fin de semana.

No ha sido un curso más, yo he disfrutado mucho, no solo con la práctica, ha habido mucho momentos muy buenos, como los vividos con mis queridos Victor, Angel y Ramón.

Espero que el próximo año podamos volver y puedan acudir los compañeros que no han podido ir, la liaremos seguro.

Félix Ares

Aikikai Valladolid

Curso en Morazarzal, Mayo 2012

Escrito por Cristina Prieto
Martes, 12 de Junio de 2012 11:35
¡Hola de nuevo!

Para empezar me gustaría pedir disculpas por la tardanza a la hora de realizar el comentario del curso de Moralzarzal, (Madrid) el 19 de Mayo, impartido por la familia Sánchez, al que asistí con mi padre y otros dos buenos compañeros y amigos del dojo de Valladolid y de los que debo decir que este curso sin ellos no hubiese sido lo mismo: Martin y Jose María. Pero los estudios son como el Aikido; cuantos más conocimientos vas adquiriendo mayor es la responsabilidad y el compromiso que tienes con ellos.

 

Debo decir que aunque ya he ido a más cursos, este me ha impactado realmente, pues hasta ese día no sabía lo que era ir con prisas a todos los sitios y claro, pasa lo que pasa, que te saltas las indicaciones y te metes por una carretera que no es.

Fueron 6 horas intensivas en las que pude disfrutar tanto de David, Roberto y Tomás Sanchez.

Me impresiona muchísimo y admiro la forma en la que se mueven y trabajan: delicado pero eficaz, sencillo pero a la vez complejo. Movimientos que pueden resultar muy sencillos a primera vista pero que requieren años de práctica y de perfección.

Si debo ser sincera, de estos cursos nunca puedes salir satisfecha, pues hay tantos conocimientos que aprender, que sintetizar, que en unas pocas horas no puedes aprender. Aún así fue un curso muy interesante, muy bonito de ver y en el que no solo practicas Aikido, sino que también haces nuevas amistades y pasas un rato muy agradable con tus amigos, pués al fin y al cabo el Aikido es como una gran familia.

¡Ah! me gustaría hacer una recomendación, cuando hagais cursos tan intensos como este, desayunad fuerte.

¡Un beso y un abrazo muy fuerte!

Cristina

 

Curso de Iaido en Valladolid. Robert Rodríguez Sensei. Crónica

Curso de Iaido Ciudad de Valladolid, 25 y 26 de febrero de 2012

Foto de Grupo

El 25 y 26 de febrero tuvo lugar en el Polideportivo del Colegio Maristas de Valladolid, el Curso Ciudad de Valladolid de Iaido, impartido por Robert Rodríguez Sensei, 7º Dan Renshi Iaido, 6º Dan Renshi Jodo y Chumokuroku Sui O Ryu IaiKenpo. A la cita asistieron cerca de 30 participantes de diversos lugares. Todos con un objetivo común, el de profundizar y mejorar en la práctica del iado.

Grupo de Iaido Valladolid con el Maestro

El curso comienza en un pequeño gimnasio del colegio con tatami en el que apenas entramos todos los participantes, debido a que el polideportivo –que utilizaremos después, se encuentra ocupado con otras actividades. Tras el momento de saludos e inscripción empezamos el trabajo. Alineados, el responsable de Valladolid presenta el curso, al Maestro Rodríguez y al resto de responsables. A continuación, y tras el saludo al sable y un momento de concentración silenciosa, comienza el calentamiento. Para ello, Robert cuenta con la ayuda del resto de responsables del grupo de España. Dentro del marco de la línea de la enseñanza del iaido que imparte el sensei Rodríguez “sólo aquellos que están autorizados por mí, pueden impartir la enseñanza del iaido”, puntualiza, añadiendo que en breve se podrá consultar esa lista a través de la página web del grupo Sui O Ryu en Europa. El objetivo de esta “autorización” es garantizar una enseñanza del iaido lo más homogénea posible, comprometida con la enseñanza más fiel a la federación japonesa y supervisada de cerca por él a través de los frecuentes cursos a los que somos invitados.

Así, pide sucesivamente a los responsables de los diferentes grupos que dirijan un par de ejercicios de kihon que los demás seguimos, aprovechando de paso para corregir si es necesario a los propios responsables. Si algo caracteriza la enseñanza del iaido con el sensei Rodríguez es la seriedad y la humildad con la que se trabaja. El aprendizaje a través del trabajo sobre aquello que no es correcto o se puede mejorar, siempre respetando el estilo único y personal de iaido de cada persona. Como insiste Robert a menudo, “Cada uno tiene su propio iaido. No debemos de intentar copiar a otros, sino que debemos encontrar y expresar nuestro propio iaido”.

LA PRÁCTICA DE Z.K.N.R. IAIDO

Tras un breve descanso, comenzamos el trabajo en la práctica de los doce katas de IAIDO de la Z.N.K.R. (Zen Nihon Kendo Renmei, Federación Japonesa de KENDO). Para ello, divide al grupo en grupos más pequeños a fin de poder rotar y utilizar el espacio de la forma más óptima posible, garantizando que todos los participantes son supervisados de cerca por un responsable y por el propio Robert, que se mueve entre los participantes, corrigiendo detalles aquí y allá.

grupo Exámenes

Para ilustrar cada uno de los katas, primero pide a los propios responsables que los ejecuten. De esta manera no sólo ilustra el kata con el mejor ejemplo posible, el de los practicantes de mayor grado, sino que además aprovecha para corregir los pequeños fallos que estos puedan cometer y hacer hincapié en los puntos a vigilar de cada kata. A continuación, de manera firme, pero lleno de paciencia, va acercándose a cada uno de los participantes corrigiendo aquellos defectos más llamativos, haciendo que todos nos acerquemos a escuchar la explicación si observa que hay errores muy comunes, o aspectos de cuya explicación nos podemos beneficiar todos.

En algunos casos, nos ilustra el kata con un breve apunte sobre su origen, de qué escuela proviene, cuál es el escenario que describe y el porqué de cada gesto. De esta manera es posible trabajar de forma más correcta, conociendo el porqué de cada elemento del kata. Si es necesario, como así ocurre en alguna ocasión, nos invita a cambiar el iaito por el bokken, y trabajar algunos gestos en pareja, para entender mejor la mecánica del kata. “La práctica del iaido de la Z.N.K.R.”, nos dirá sensei Rodríguez, “nace del acuerdo de varias escuelas, y tiene como objetivo el que los diferentes practicantes puedan practicar juntos, así como observar en la práctica una mejor destreza. En nuestra casa, siempre somos los mejores. El iaido de la Z.K.R.N. permite aprender y competir de una forma reglada y estandarizada. Está perfectamente descrito a nivel técnico. Puede parecer cuadriculado, pero es la forma de que todos podamos enseñar y aprender el mismo iaido. Si pretendes hacer otro iaido diferente, no es válido.”

EL KORYU

Félix y Robert Sensei

Dedicamos una tarde a la práctica del koryu, también en grupos, ya que los diferentes niveles de práctica aquí son más evidentes. El koryu es muy interesante, pero también muy exigente en la práctica. Obliga a realizar movimientos de forma diferente al Z.K.R.N. iaido, y es necesario profundizar en la técnica aún más si cabe. Aún así, unos pocos katas de koryu enriquecen la práctica de iai, haciéndola más variada y consiguiendo mejoras en la comprensión y el iaido de cada uno de los participantes.

El trabajo con cada uno de los katas es lento, y precisa de una mayor madurez en la práctica de este arte tan antiguo. Es por eso quizás, que Robert se muestra paciente e incansable, conociendo los límites de cada participante, ayudándolo a mejorar de forma paulatina y sin forzar el entendimiento, salvo en contadas ocasiones. Recuerdo haberle oído decir que en el iaido todo ha de ser natural, y ningún movimiento ha de ser superfluo o en vano. De esa manera se consigue mejor el objetivo. Hay una economía de movimientos que lo que consigue es maximizar la efectividad del kata. Cuando es el propio Robert el que ilustra un gesto, es fácil entender sus palabras. Su iaido es elegante, firme y, simplemente, certero.

Robert Rodríguez Sensei

También hay tiempo para trabajo en parejas de kumi iai con bokken. En esta ocasión, Robert empareja a practicantes seniors con novatos. La práctica con bokken exige especial cuidado y control para evitar golpes y accidentes, y todos los participantes lo saben, bien por haber provocado alguno o por haberlo sufrido. Todos nos beneficiamos de practicar con todos. Al final pide a aquellos que conozcan la serie completa de kumi iai que la ejecuten, a modo de enbu, para el resto de participantes. Robert insiste en cada curso que todos somos aprendices y maestros, y que el maestro no es nada sin el alumno, enfatizando esa relación de co-aprendizaje común.

 

 

LOS EXÁMENES

Hay un momento para que aquellos participantes que lo deseen se examinen. Para ello, Robert convoca al resto de responsables para actuar junto a él como jueces. Los alumnos que se presentan emplean los minutos previos en concentrarse y recordar los katas propuestos previamente para ser ejecutados en ese momento. Muchos de los compañeros que no se examinan, contemplarán en completo silencio, el examen de sus otros compañeros, ofreciéndoles su apoyo cercano en ese momento tan clave.

Los exámenes, al igual que la competición, son parte del proceso de aprendizaje del iaido, y suponen una oportunidad para dar lo mejor de nosotros mismos, sometiéndonos al juicio de aquellos que ya han recorrido las mismas etapas para, en el fondo, ser más conscientes de nuestra evolución y de aquello que tenemos que corregir y recibir, si es merecido, el reconocimiento al trabajo realizado y el impulso para seguir mejorando. Tras el examen, es preciso dar la enhorabuena a aquellos que han conseguido un nuevo grado, y ánimos para continuar trabajando a aquellos que no lo han hecho.

EL BUDO

Al final del curso, Robert comenta un aspecto del iaido que no debemos de olvidar, sin enfatizarlo tampoco más que el propio trabajo físico: la práctica del iaido como camino, como budo. “Cuando estoy en Japón, en el dojo del Soke, el sábado es un día especial. Sabemos cuando entramos, pero no cuando vamos a salir. Trabajamos, paramos para tomar un té y charlar, volvemos al trabajo, y así sucesivamente. Luego comemos, aunque no hay una hora fija. Durante la tarde podemos seguir trabajando y charlando, disfrutando de muchos momentos para disfrutar de la compañía unos de otros.” De la misma manera, los cursos, el pasar tanto tiempo juntos, el compartir el momento de comer y las interesantes o distendidas sobremesas, hacen que nos hayamos ido convirtiendo en una pequeña familia que espera el próximo momento de reunirse y seguir aprendiendo. “Lo difícil es, a veces, abrir la puerta del dojo para practicar, cuando a lo mejor nos gustaría hacer otras cosas o estar en otro lugar.” Pero este es un camino que enlaza con nuestra vida, quedándose casi siempre en ella.

El sello de Robert Rodríguez es el trabajo constante, el compromiso, el respeto, la honradez, la sencillez y el buen humor que siempre le acompaña en los cursos. Por algo su práctica está tan avanzada, aunque siempre le quedarán cosas que perfeccionar. “Si creyera que ya no hay nada que mejorar no practicaría iaido, ¿no?”, suele decir Robert en los cursos.

Hay mucho que aprender y mucho que mejorar, pero los cursos son una fuente de experiencias que siempre ayudan en es propósito. O como esa frase que se convertiría en el leif motiv de este curso: “primero mirar, después, cortar.” “Miru, kiru”.

Estefanía Arribas Leal

Iaido Valladolid

Foto de despedida

Quiero agradecer mucho al Sensei, por el maravilloso curso que nos ha regalado y a los aisitentes, que sin ellos esto no hubiese sido posible, a los grupos de Madrid, encabezados por su responsable Jacinto Luque, a los asturianos con Alfonso Estrada y Annabel Madero por premiarnos con su asistencia desde Terrasa, a los chicos de Laguna con José Alonso a la cabeza y a mi grupo de Iaido Valladolid, espero que disfrutasen como yo he disfrutado.

El año próximo, mas…

Mas fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.351130711594985.75022.143326285708763&type=1

Félix Ares

Iaido Valladolid

Curso de Iaido Ciudad de Valladolid. Robert Rodríguez Sensei