Curso de Aikido. N. Tamura y Y. Yamada

Con mucho retraso (lo siento…) quiero hacer una pequeña crónica del curso que Tamura Sensei y Yamada Sensei impartieron en Madrid, pero esta crónica será diferente.

Mucho se puede hablar de este curso, de la calidad técnica de Tamura, de su marcialidad, de su humanidad, de las muchas anécdotas ocurridas durante el mismo, en fin de las innumerables facetas que tiene un curso de estas características. Sin embargo nada resume tan bien el espíritu de lo que entendemos desde esta Web que tiene que ser el aikido como la carta que hemos recibido de nuestro compañero y amigo Juancho. En esa carta, que reproducimos con el beneplácito del autor íntegramente más abajo, no solo se refleja ese espíritu, sino también lo que significa entrenar, lo que significa examinarse y lo que es el espíritu de superación y la postura positiva ante una en principio situación adversa como es no aprobar un examen. Es posible que Juancho no haya aprobado el exámen pero con esta carta ha demostrado ser un aikidoka “cum laudem” y desde que aquí le felicitamos por su actitud y le animamos a seguir en ese camino.

Carta de Juancho

Queridos compañeros de Aikido de Valladolid:
Ante todo quisiera agradeceros a todos todo el apoyo que he recibido de vosotros, de vuestra presencia, de vuestras llamadas de ánimos antes y después del examen. Os digo sinceramente que fue un curso excepcional, fue una superación personal para mí, con el problema de la lesión que tuve, con los nervios del examen y todo eso. El resultado personalmente para mí fue positivo, lo importante para mí es seguir entrenando y seguir aprendiendo, de seguir disfrutando de la presencia del Maestro Tamura, más marcial que nunca, las palabras que nos dijo a los que suspendimos para mí fueron de mucha motivación y de mucha fuerza. No quiero echar la culpa a nadie de nada, como me dijeron Maestros como Roberto Sánchez, Ricardo Ledesma, Jacinto Herrador. “No tengas tanto corazón “. Aikido es unión, unión con el compañero, pero nada sale bien si uno se intenta esforzar pone ganas y su compañero se limita a probar a ver que pasa.
Hay que ser egoísta con uno mismo a la hora de entrenar, tener todos los sentidos atentos ante las explicaciones del Profesor o Maestro y entrenar para aprender, nunca aprender para enseñar o para conseguir cintos, eso se lo dejo a los Maestros que me enseñan que son los que me guían en esto del Aikido. El cinto al final solo me sujeta el pantalón sea del color que sea, tenga las rayas que tenga. La constancia, las ganas de aprender, la humildad y el respeto es el buen camino. Las envidias, criticas, complejos y la negatividad hacen lento el caminar.

Muchas gracias a todos, un abrazo muy fuerte a todos.

Juancho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s