Curso de alto nivel, Pedro Bernardo Mayo 2011

Esta vez me toca a mi hacer la crónica del curso; ya era hora, esta gente son unos acaparadores.

El grupo de Valladolid con los Maestros

Dejando las bromas a un lado, os puedo contar que ha sido un curso inolvidable por lo menos para mí. Han sucedido acontecimientos que no esperaba en un curso de aikido de los que estamos acostumbrados a disfrutar. Comenzaré por el principio.

Todo comenzó con una gran explosión, jajajaja; habíamos quedado que dejábamos las bromas.

El grupo de Valladolid con los Hermanos Sánchez

El curso comenzó el viernes por la tarde. Allí estaban puntuales nuestro maestro Jacinto y nuestros compañeros Félix, Jose y Víctor. Yo estaba de guardia, algún día tengo que trabajar digo yo.

Los responsables de impartir las clases eran los maestros Claude Pellerin y Gilbert Milliat. Según me comentaron nuestros compañeros, se hizo un trabajo de morote dori, que repetimos por la mañana. Los acontecimientos se empezaban a desarrollar, ya que al finalizar de la clase los maestros proponían a los alumnos una serie de preguntas, que estos debían escribir en un papel y comentarlas el sábado por la tarde a las 16.30 en el tatami.

Las preguntas eran las siguientes:

1º- ¿Qué crees tú que es un aikidoka de alto nivel?

2º-¿Qué cres tú que hay que hacer para llegar a ser un aikidoka de alto nivel?

3º-¿Qué grado hay que tener para ser un aikidoka de alto nivel?

¿Qué os parece esto? No nos lo esperábamos en absoluto.

Victor, Angel, Jose Luis, Jacinto y Félix

La clase del sábado por la mañana se desarrollo según lo previsto, trabajo muy técnico y centrándose en las sensaciones. Por la tarde según lo acordado acudimos ya vestidos al tatami, nos sentamos en círculo alrededor de los maestros como si estuviésemos en el campamento y empezó el debate. Aquel que quisiera podía preguntar sus dudas a los maestros, vaya lujo. La verdad que fue un rato increíble, por la cercanía, la calidad humana y el buen rollo en general.

Después del debate empezamos a practicar. La verdad es que éramos muchos par el espacio tan reducido que teníamos para practicar, pero siempre hay que ver el lado positivo, había técnicas que nos juntábamos cuatro o cinco practicantes de los cuales te puedo nombrar por ejemplo Roberto Sánchez, Bautista, Guillermo Pérez y luego se sumaba, si tenías suerte, Claude o Gilbert; vaya gozada, no podías asimilar tantas sensaciones que te trasmitían tan grandes maestros.

Después de una buena sudada y la correspondiente ducha nos reunimos entorno a una mesa para compartir la cena. Sólo puedo deciros que Tomás Sánchez dijo unas palabras y se salió, que bueno se salió tanto que al final como siempre se fue por los cerros de Úbeda. La velada continuo muy amena entre cerveza y cerveza, discutiendo si son mejor las camisetas a rayas o las camisas con estampados jajajaja.

El domingo continuamos como siempre unos con mejor cara que otros; ya sabéis que a algunos la noche les confunde.

Al terminar el curso, comimos rápidamente, nos despedimos de los compañeros y pa casa, esperando el próximo encuentro.

Un saludo a toda la familia de aikido

Angel Gonzalez

http://www.aikikaivalladolid.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s