Curso de Aikido en Valladolid. Roberto Sánchez 5º Dan. Crónica

En esta ocasión me ha tocado por “dedocracia” comentar este curso, y antes de nada tengo que decir que este es la primera vez que acudo a un curso de los distintos que se han organizado en el poco tiempo que llevo practicando Aikido.

 El curso empezó la mañana del sábado 11 de junio con una numerosa participación de aikidokas venidos de distintas provincias, y yo un poco nervioso por no “meter la pata” en cuanto a la etiqueta y la realización de los ejercicios. Empezamos con una forma de realizar los estiramientos y calentamientos totalmente nueva para mí, y a partir de ese momento fue el inicio de una serie de ejercicios que se repitieron y corrigieron por parte de Roberto sensei hasta que una gran parte de los asistentes pudieron realizarla según sus indicaciones. A mis ojos eran “versiones” de los nikkyo y sankyo que realizamos en nuestro Dojo. Me aclararon con posterioridad que se nos estaba mostrando una manera novedosa de hacer Aikido. Lo cual hizo que empezara a entrever que sutil es este arte marcial.

Algo que se incorporó al curso fue la realización de los ejercicios de armas al aire libre, el sábado con el jo y el domingo con el bokken. La climatología benigna y las instalaciones posibilitaron que se pudieran realizar, y yo particularmente disfruté mucho. El día se saldó sin ningún percance grave, principalmente por mantenerme alejado de Maite cuando estábamos con el jo.

Y como todo en la vida no es trabajo, también se aprovechó para realizar una cena a la que se invitó a todo aquel que quisiera venir y a la que asistió Roberto Sánchez sensei. Lo que permitió “compartir” de otra forma con el resto de aikideshis y aikidokas. Menudo día, y como dijo Ricardo para cerrar la velada: me voy a hacer un ukemi a la cama. Nunca hice uno mejor que este.

El domingo más trabajo de tatami y, como dije anteriormente finalizar en el exterior practicando con el bokken.

En definitiva fue un fin de semana que como todo aquello que realizas por primera vez, marca. Y porque 20 años no son nada si celebras que has conocido a una persona y te apetece decirlo cantando, o como fue mi caso, el reencuentro con un compañero de instituto.

Y porque no puedo más que sentirme agradecido. Gracias a Roberto sensei por sus consejos y sus enseñanzas, a los akidokas que tuvieron la paciencia de corregir mis constantes errores. A Luis y Paco por la cena. Y sobre todo a mi cuñado Aurelio, porque si no se hubiera acercado a Parquesport, no hubiera descubierto el Aikido.

Ángel Duque

http://www.aikikaivalladolid.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s